Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
INFORME ANUAL DE RASTREOS 2017

Jabalíes, corzos y venados, las reses más pisteadas por la AEPES

en
Como viene siendo habitual en los últimos años, la Asociación Española del Perro de Sangre (AEPES) nos ha hecho llegar un resumen de su informe anual de rastreos, en esta ocasión con las intervenciones llevadas a cabo por sus equipos en 2017.
Informe_AEPES_2017_M
Sabueso de Baviera junto a un venado recuperado.

El informe de rastreos de la Asociación Española del Perro de Sangre (AEPES) se compone de dos grandes bloques, uno correspondiente a los datos del año 2017, y otro un resumen con todos los datos acumulados desde el año 2009 hasta el 2017.

181 rastreos, 63,5% culminados con éxito

En 2017 se intervino en 204 ocasiones. De ellas, 23 (11,3%) fueron controles de tiro y 181 (88,7%) fueron rastreos con evidencia de pieza herida. Las cifras son muy parecidas a las del año anterior cuando hubo 202 intervenciones, por tanto la actividad se puede considerar estabilizada.

Del total de los rastreos, el 63,5% de los mismos culminaron con éxito, 4,5 puntos mejor que la cifra de 2016, que fue del 59 %.

Autonomías con mayor actividad

Las regiones con mayor actividad en 2017 fueron Castilla y León, con un 20,5% de intervenciones, seguida de Castilla-La Mancha (16%) y Extremadura y Asturias, con un 15% cada una.

El año 2016 la mayor actividad se centró en Andalucía (23%), seguida por Castilla-La Mancha y Asturias, con el 15%.

Piezas y perros

La pieza sobre la que más se rastreó en 2017 sigue siendo el jabalí (47%), después el corzo (25%) y menos el venado (12%). Los rastreos sobre corzo y venado tuvieron menor actividad que en años anteriores, si bien es importante resaltar el aumento de actividad sobre cabra montés y rebeco (5%).

Sabueso de Baviera después de recuperar un jabalí.

En cuanto a perros utilizados, el sabueso de Baviera va tomando la delantera al tradicional teckel. En 2017, 56% de las acciones fueron con sabuesos, frente al 37% con teckels. En 2016 la proporción fue de 47% a 42%.

La actividad se centra sobre todo en recechos (47%), después en esperas (34%) y menos en monterías, sólo un 19%.

Caza con arco

Otro detalle curioso es que la actividad con arco no acaba de arrancar, siendo claro que utilizando esa arma es más probable que el animal quede herido y siendo además más fáciles los rastros de sangre en teoría. En 2017 el arco participó en el 17% de las actuaciones, cifra muy parecida a la de 2016, 15%.

Trofeos y carne recuperados

Es importante significar que en esta actividad de recuperación de piezas heridas, estimamos que se pueden contabilizar desde su inicio, en 2009, 420.000 euros recuperados en trofeos y unos 75.000 euros en carne de caza.

(Resumen basado en el trabajo de Fernando Mogollón Morilla, conductor acreditado de la AEPES / Fotos: AEPES)



Sin votos aún
publicidad
publicidad