Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
A pesar de una meteorología adversa

¡Las perdices ya están en pares!

Las perdices, al igual que casi todas las aves esteparias no migratorias, ya están emparejadas o en periodo de picadilla, pero hasta que de los pares salgan pollos igualones, faltan todavía capítulos que superar.
Perdices_Pares_M
Perdices en un barbecho.
La perdiz no se deja matar por los depredadores así como así, a no ser que esté enferma

La mayor parte de esos capítulos perdiceros tienen que ver con la meteorología, eso es cierto, pero uno de los graves problemas que se están superando, a duras penas, es el inherente a la carencia de hormigas y saltamontes que necesitan los pollos nada más nacer para salir adelante, motivo por el que en esta fase, si no tienen suficientes insectos, se debilitarán y serán comida fácil para los muchos depredadores que tiene que aguantar un campo donde no se nivelan las especies.

Tener una población de perdices aceptable

Esto no consiste en llenar el campo de comederos y bebederos y matar a los depredadores. Ni mucho menos. Todo es necesario, pero en su justa medida y dentro de unos límites donde los ecosistemas respondan a los mismos patrones. ¿Qué es eso de incidir en un coto de caza sin tener en cuenta los de los alrededores?

Los depredadores, en su justa medida, depredan las aves enfermas y, de esta manera, evitan contagios. La perdiz silvestre tiene que vivir por sí sola en campos restaurados y no envenados. Da vergüenza ver esos bebederos medicalizados o esos piensos tratados que convierten al campo en una granja al aire libre, pero con escondrijos metálicos previo corte de las zarzas y especies vegetales arbóreas aparentemente no productivas. 

Aspectos a superar hasta el nacimiento de la pollada

Meteorología, depredadores de huevos tales como culebras, erizos, jabalíes, cigüeñas, garzas, garcillas, garcetas, etc. Depredadores cuadrúpedos como zorros, mustélidos, perros cimarrones, gatos, etc.

Depredadores de pollos y padres: la sobredimensión de depredadores incide de  forma directa sobre la especie. Y el furtivismo incide más, si bien es cierto que el Seprona, el año pasado, ha denunciado a varios sujetos durante el laboreo de verano.

Como resumen letal, se pueden citar: la meteorología imperante, los insumos químicos, el laboreo de verano con todo lo que de él se desprende, un furtivismo alarmante que no termina de erradicarse y un desnivel poblacional de las especies convivientes que necesitan adecuación y no erradicación. Todo, menos dejarlas a su libre albedrío protegiendo o erradicando lo que se desconoce.

La perdiz no se deja matar por los depredadores así como así, a no ser que esté enferma. Pues bien. Si alguien erradica perdices enfermas, evita contagios en la especie y en el resto de las esteparias. Además, por si fuera poco, no veremos morirse de hambre a las rapaces debajo de los tendidos aéreos y molinos eólicos que también se llevan por delante un buen número nunca cuantificado.

(Texto y fotos: Miguel Ángel Romero Ruiz)



Su voto: Ninguno Valoración: 4.8 (4 votos)
publicidad
publicidad