Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
En una temporada que se está desarrollando sin pena ni gloria

¿Entrarán más becadas a nuestros cotos? Claro que sí

La entrada masiva de becadas es durante el mes de noviembre, pero también enero llega un importante contingente. Es más, por entrar, entran de forma testimonial en febrero y hasta en marzo.
Becada_Madero_M
Becada abatida y fotografiada sobre un madero.

Bueno, para esto que termino de escribir no se necesita ser un becadero de campeonato ni un cráneo privilegiado del asunto, ni mucho menos. Se necesita cazar becadas y las que están gordas, llevan tiempo, mientras que aquéllas que están delgadas, terminan de entrar. Y nada más. El resto son farfollas de quienes quieren cazar sin muerte a costa del Mapama o lo que es lo mismo, de todos los cazadores que por el momento hacemos caza fotográfica, pero si se puede, se va a las becadas a cazarlas de acuerdo con la ley vigente. Después, se las deja en paz.

Todos anunciábamos que éste sería un año excepcional

Y en Vizcaya y Guipúzcoa, al margen de los días de fortuna, lo ha sido como consecuencia de la sequía del resto de España. Bueno, bien podía enrollarme aquí con cuatro latiguillos seudocientíficos que lejos de servirles a los cazadores de ayuda, les disuadirían de seguir tras ellas. Bastante pecamos, al menos yo, cuando dije que venía un año fenomenal aun cuando tuve mucho cuidado en no afirmarlo categóricamente.

Aquí no ha ocurrido nada que no hubiese sido previsible si se contara con las bases de datos adecuados y se extrapolaran resultados. Pero no. Molan más los radiomarcajes para obtener datos vía satélite y hacer un plano de por dónde va, viene o se entretiene la becada con mochila. Bien. No es un trabajo que entrañe dificultad alguna y siempre es mejor que nada, pero con eso seguimos sin tener algo que pueda ayudar al colectivo, pertenezca o no a un determinado club deportivo. Es más, si hacemos estudios de la becada por un lado, de la perdiz por otro, del jabalí por el ministerio en cuestión, todos tendremos razón, no lo dudo, pero no estamos siendo congruentes con lo ya demostrado sobradamente por grandes personalidades de la ciencia. Señores, todo forma parte de todo y hoy estudiar una especie unilateralmente, tanto sea vegetal como animal, es un contrasentido monumental.

Las becadas entraron, se percataron de la sequía y encima coincidieron con las nevadas y se refugiaron cerca de la costa, como ha ocurrido durante toda la vida. Si bien es cierto que este año se demoraron un poco más y las capturas en Guipúzcoa, fundamentalmente, han sido como tardarán en volverse a ver. No así del norte de Álava para abajo, y menos en el oeste gallego. O sea, donde había sequía no han ido hasta que no ha llovido y hablar más del tema es confundir al personal. Estudien ustedes los adjuntos con un tamaño muestra mínimo y verán como la verdad sólo tiene un camino.

¿Cómo está transcurriendo la temporada?

Pues sin pena ni gloria y contentos quienes cazamos en Castilla y León debido a que ya han entrado en un número que va aumentando poco a poco. Pero la cosa hasta la fecha ha ido muy mal.

Días de fortuna y demás marrullerías

Cerrar la caza como se hizo en Euskadi debido a los días de fortuna que hubo en el resto de España, pero no en la citada autonomía, es, cuando menos, una infamia. Fue en una famosa playa, no vasca, donde me dijeron que muchos del lugar tenían escopeta sólo para cuando llegaban los denominados días de fortuna hacerse con unos manojos de becadas. Y era verdad. Y allí cacé yo muchos patos y hasta coincidí con un día de fortuna.

Lo que ocurre con los días de fortuna es que antes cazaban cuatro y ahora cazamos cuatrocientos y no hay para todos. Motivo por el que el número elevado de multas de este año debía haberse encargado alguien en concienciar a la gente de que los tiempos han cambiado y de que las grandes perchas continuadas dicen que algo está fallando.

Luego tenemos que soportar a una serie de furtivos tremenda como consecuencia de que visitan las praderas, sin purines líquidos de los cerdos, por la noche so pretexto de buscar los perros del jabalí y sin necesidad de disparar, a fin de que no se oiga el ruido, hacen verdaderos chandríos con una especie de cazamariposas grande, un todoterreno y un foco potente. Uno conduce lentamente y otro va a la orilla del todoterreno con el cazamariposas gigante y cuando divisan una becada, ésta se agacha y los furtivos enseguida le echan la malla encima y a otra cosa.

Lo de las esperas al amanecer y al anochecer es un tema que no se ha erradicado como consecuencia de no concienciar a los cazadores de que estamos hablando de ratios menores de 0,5 becadas cazadas en los Campeonatos. Estamos ante un tema que es más fácil identificar al furtivo que tirar a la becada. Miren ustedes, esos tiros que se disparan momentos antes de amanecer y poco antes de anochecer son tiros sueltos a la becada y, aun cuando sólo sea un tiro, están perfectamente ubicados y georreferenciados los puestos palomeros. Es cuestión de estar en el ambiente y de estudiar a la gente cuya fama les precede.

El cumplimiento de los cupos se respeta en una inmensa mayoría como consecuencia de que por mucho que nos empeñemos, pocas veces podemos superar los ratios de los campeones. Pero si un tío pilla un paso, machaca hasta la última brizna de hierba para hacerse la foto en el móvil y si vienen mal dadas dice eso tan socorrido de: señor guarda, eran las de todos los amigos. Y a veces lo son.

Son muchos, cada año más, los cazadores que van a los lugares de origen de la becada a cazarla y eso es una trampa monumental. Sepan que algún alto directivo federativo no ha perdido la ocasión de llevar a cabo tan insolidaria acción, y sepan también que cada vez son más los émulos de esos capullos. Hay quienes dicen que van a enseñar a los perros. Y no me parece mal siempre y cuando no se estropeen los nidos, pero muchos les enseñan con becadas que si se levanta, la abaten caso de que acierten y si no aciertan, van tras ellas como posesos.

Las becadas se venden en los restaurantes a pesar de estar prohibida su venta tal y como vemos por las denuncias. Es más, hay quien va a por ellas a sus lugares de origen y las compran más baratas. O se las mandan a portes pagados sin acuse de recibo si han pagado previamente.

Nota final

Acompaña a este post un trabajo repartido en varias imágenes que me ha costado prepararlas Dios y ayuda y aún no las tengo todas conmigo, pero en el próximo post espero me den lo que falta a los únicos efectos de tenerles informados. Viendo las páginas web y su contenido preparado para que quien quiera algo pase por taquilla, entendemos la fuerza motriz venatoria de España.

Tardaré uno días en escribirles, pues después de Reyes iré a Palencia unos diez días a probar suerte y a que se desfoguen los canes tras las becadas.

(Texto y fotos: Miguel Ángel Romero Ruiz)
 

AdjuntoTamaño
Análisis de lo que comen las becadas.xls16.5 KB
Campeonatos nacionales de becada.xls34 KB
Campeonatos de becadas 2016-17.xls39.5 KB
Capturas de becadas según Fedenca.xls28.5 KB
Distribución de la becada.jpg141.02 KB
Evolución de entradas de becadas en España.xls31.5 KB
Grasa de las becadas.xls32.5 KB
Mapa de abundancia becadera.jpg207.35 KB
Mapa de abundancia en campeonatos.jpg199.81 KB


Su voto: Ninguno Valoración: 4 (5 votos)
publicidad
publicidad

Hola maestro. Hace un momento que acabo de escucharte en la radio. En la cama. Porque no hace día para andar de caceria por los montes de Irún.
Lo primero desearte un buen año, lleno de alegrías y mucha salud. Para ti y los tuyos.
Hace dos días salí a pasear la escopeta por los campos. No había una sola ave terrestre. Ni cinegética, ni nada.
En cambio me sorprendieron tres palomas torcaces que se levantaron en un pinar cercano a donde cazo la pasa. Y un poco después otra más en el monte palomero de Zubelzu. Son autóctonas, de paseo más que de pase?. Quién lo sabe.
Lo importante es lo raro verlas por aquí.
He dado también algún paseo por las marismas de la bahía de Txingudi. Mucho ánade real. También ánade friso, silbón, cercetas y el escaso porrón bastardo.
Eramos unos cuantos los que estábamos por la zona viendo la avifauna. La mayoría gente madura con sus potentes aparatos teleobjetivos. Los que más atención concentraron fueron una pareja de colimbos grandes. Ya llevan varios inviernos visitándonos.
En fin, estas son las últimas noticias sobre naturaleza que puedo ofrecer. Hasta la próxima. Un abrazo a todos y felices Reyes.

Mi querido amigo Txoka:
Antes de nada, quisiera desearos un buen año a tu señor padre y a ti. Aun cuando callado queda dicho.
He estado a punto de irme a Txingudi, pero cuando no ha sido por unas cosas, ha sido por otras y al final me he tenido que circunscribir a los humedales de Álava y … a irme a por las cosas de cazar becadas a Saldaña (Palencia) debido a que allí, por la sequía no había y … en Álava, donde yo puedo cazarlas, tampoco. Pero me han dicho que por el norte de Castilla y León había algunas antes de esta ¿ciclogénesis? en la que estamos inmersos. Con cuatro nietos, iré después de Reyes, por supuesto.
Por lo que me dices, Txingudi está sobre poco como Salburua, pero aquí sin colimbos. Aquí hay unos 200 ánsares aquerenciados, han llegado muchas fochas, se han marchado las agachadizas, hay unos cuantos cucharas y moñudos y muchas cigüeñas que vienen por la tarde del Basurero. Iba a ir a Orgi (Navarra), pero no ha acompañado el tiempo. Becadas hay bastantes en Vizcaya, Guipuzcoa, noreste de Cantabria y norte de Navarra. En el resto de lugares es más lo que se dice, que lo secaza.
En lo que a torcaces se refiere, estoy viendo todos los días que voy a Salburua un bandito de unas 20. Pueden ser las nacidas en los alrededores de Vitoria, las que se han quedado, no sé … El jabalí se ha metido en el humedal y miedo me da pensar lo que ocurrirá cuando las especies –ahora muchas ya en celo- empiecen a nidificar.
UN ABRAZO
PAZ Y BIEN

Hola Miguel Angel. Que tal?.
Esta mañana te escuche hablar de osos. La vida hace que yo tenga mi residencia en Oviedo (Asturias). Tierra de osos. Y casa en Zamora. Tierra de lobos.
Mi trabajo me llevó a Asturias en Julio del 1983. Y entre otros lugares, residí 16 meses en Cabañaquinta. Capital del concejo de Aller. Lugar rico en caza mayor (corzo, jabali, venado y rebeco). Ya no quedan osos. Pero si las historias y relatos sobre ellos y los que los cazaban. Y entre estos sobresale la vida, obra y milagros de un tal Xuanon de Cabañaquinta. Gran mozo cuya habilidad consistia en cazar a los osos a cuchillo. Entablando con ellos pelea sin igual. Tiene dicho personaje una calle dedicada en dicha localidad.
Una anécdota de la época, cuenta que antes de ir al servicio militar dejó algunos osos en casa para que no faltara carne. Todo esto ocurrió en el siglo XIX. En el XX llega el ocaso del oso en este concejo.
Sobre nuestro ilustre pantígrado tienes historias y leyendas para aburrir en Asturias (concejos de Lena, Quirós, Proaza, Valle del Trubia, en Oviedo. Caso, Degaña, Somiedo, Belmonte de Miranda, San Antolín de Ibias, Taramundi, Cangas del Narcea, Cangas de Onis, Pola de Allande y alguno que me dejo).
Sin olvidar la comarca del Sil en León. Y lo que queda de su recuerdo en los Ancares de Lugo. Pasando por las zonas cántabras de Picos de Europa y Liebana.
Y como no. Lo último de su permanencia en el valle del Roncal y Belagua en Navarra. Y los del Pirineo de Huesca. Ahora frecuentados por los osos eslovenos traidos por los franceses. Osos de los Cárpatos. Grandes y peligrosos que incluyen al ser humano en sus menú. Y si no que se lo pregunten a los rumanos. Todos los años algún vecino cae entre sus fauces.
Veo que hablas con conocimiento de causa de este tema. Como no podia ser de otra manera. No como cierta escritora y paisana mia. Que en su celebre trilogia del Guardian del Bosque (en Elizondo-Navarra). Comenta en un capítulo, que unos especialistas rusos en osos, residentes en Huesca. Dicen testualmente " los osos no comen carroña". Esta urbanita comete muchas más meteduras de pata en todos sus libros. Pero mira por donde le dieron un premio planeta.
Le mandé un mensaje por facebook recordándole seis de estos "errores". (Tiene muchos más).
Pero esto de leer. Que los osos no comen carroña. Cuando es alimento fundamental de todo carnívoro y omnívoro cuando la pillan. Casi se me cae el alma al suelo. Y eso demuestra que cualquiera puede escribir libros y los urbanitas asfalticos que los leen se quedan tan tranquilos. Como no tienen ni idea de naturaleza. Todo se lo tragan.
Bueno. Ya me extendí bastante. buen fin de semana y cuidate mucho. Agur mutil.

Mi querido amigo Txoka, en primer lugar te doy las gracias, de corazón, por escucharme con atención.
El jueves vine a Saldaña tras la becada y … ayer sábado nevaba y hoy domingo el suelo estaba cubierto y encima había niebla, motivos por los que no he salido a cazar, pero estaré toda la semana para ver si por lo menos puedo ir el jueves, sábado y domingo próximos.
Yo, nací en Fuente Andrino (Palencia) que es pura Tierra de Campos, pero como aquí apenas tenemos transición con la Montaña y un tío abuelo mío era el maestro de Buenavista de Valdavia, un pueblo al que visité mucho cuando era niño. Pues mi abuela materna era de allí y teníamos y seguimos teniendo mucha familia, pero cuando estoy aquí doy prioridad al campo sobre todo lo demás, motivo éste por el que mi mujer no deja de seguir enfadándose.
Los lobos en Castilla no desaparecieron nunca y los osos en la Montaña, jamás. Lo que ocurría es que si se metían con los rebaños o daban guerra se procedía en consecuencia, de lo contrario ellos seguían en sus intrincados lugares y hay historias a millares que yo escuchaba al amor del fuego de la lumbre en los filandones de las noches de invierno. Con la trashumancia venían muchos lobos y … no había comida para todos ellos y nosotros. Tanto el lobo como el oso prefieren la comodidad de la carroña a jugarse la vida por animales con dueño. Si bien es cierto que los osos tiraban esos monumentales colmenares si no estaban adecuados para aguantar sus embestidas.
He escrito unos diez artículos hipervinculados a lo que he podido y … me salen muchos más.
Has dado en el clavo con Xuanon de Cabañaquinta… muy “amigo” de Isabel II y acompañante de cacerías úrsidas de Alfonso XII y Alfonso XIII además del Capitán General Juan Prim y Prats. El carlista Xuanón y Prim se apreciaban mutuamente de verdad. Y si señor, estás muy puesto en la materia, le mataron las trizas de un abrigo de oso que llevaba puesto en un Madrid que de aquella estaba nevado.
Los bateadores utilizaban bombas de mano para mover los osos a las posturas.
Disfruté mucho leyendo a don Ramón María del Valle Inclán en su gran obra titulada LA CORTE DE LOS MILAGROS. Donde encubría de maravilla al consorte de la Reina (Don Francisquito de Asís) y al cazador de osos. Es más, cuando vaya a Vitoria creo tener viñetas de chistes de la época donde dicen que detrás de todos ellos siempre estaba el Marques de Bradomín.
En esta España nuestra, siempre tuvo carta de naturaleza la frivolidad y la ignorancia.

Miguel Ángel Romero Ruíz

Polo bicolor + Polo liso
(Camisetas de caza)

15,95 €

20,00 €

18,00 €

Cuando aún sonaba el Tam-Tam
(Caza Internacional)

75,00 €