Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
En una campaña cuya meteorología, hasta ahora, está favoreciendo más a los ‘duendes’

Trucos para evitar errores con los corzos de abril

Está siendo un arranque de temporada corcera muy poco propicio por la lluvia, nieve, viento y frío, sin embargo, esto no ha hecho más que empezar y en breve -suponemos- el panorama meteorológico cambiará y nos dará mejores oportunidades tras los corzos.

Eso sí, que el tiempo no esté siendo un aliado de los corceros no significa que no se hayan cobrado ya bastantes corzos en los días que llevamos de desvede, algunos de ellos bastante buenos.

Gran corzo abatido a principios de abril de 2018.

Así pues, porque aún queda mucho abril por delante, a continuación os ofrecemos unos trucos, unos valiosos consejos, para que aprovechéis vuestras ocasiones en los recechos y esperas a los Capreolus capreolus.

1 Dejar un macho para más adelante es uno de los más típicos fallos que luego pesan el resto de la temporada. A veces dejamos pasar la oportunidad de cazar un corzo porque consideramos que hay que ver si hay algo mejor en el coto y al final nunca más lo volvemos a ver en todo el ejercicio corcero.

2 Los corzos no son relojes suizos a pesar de que a veces se comporten como tales. Pueden aparecer todos los días en una siembra o prado con la puntualidad del té británico y un buen día no vuelven a asomar hasta el año siguiente. Esto suele ser muy habitual en machos maduros que tan sólo salen a lo limpio en los inicios del curso venatorio y luego se recluyen en el monte.

Bonito corzo en el borde de un prado.

3 A comienzos de la campaña cinegética todavía hay muchos corzos con borra, generalmente los más jóvenes, no siendo raro que algunos cometamos el error de tirar sobre esos machos de primera o segunda cabeza confundiéndolos con ejemplares más grandes. La solución es mucha paciencia y muy buena óptica. Identificar la calidad de la cuerna usando el visor es una de las mejores formas de cometer errores. Para eso están los prismáticos y, quien pueda permitírselo, un buen telescopio terrestre.

Joven corzo con borra.

4 Los que han podido cazar hembras en enero o febrero llegan más rodados, al igual que los que han hecho su trabajo de pretemporada saliendo a ver corzos. Pero el común de los mortales ‘aterriza’ en la temporada sin calentamiento, y eso se paga.

5 La ventaja de abril es que los corzos aguantan mucho, tanto que algunos parecen tontos de remate. Por ello podemos tomar las decisiones con algo más de calma y evitar las precipitaciones que suelen acabar en fallos garrafales. Es mejor perder un minuto en planificar la entrada, con posible plan B a medio camino, que lanzarse como un loco a por el macho.

Rececho de corzo en abril.

6 Cada uno sabe la distancia a la que es seguro con su arma y, por tanto, debemos intentar quedarnos en esa distancia. Lo ideal es entre 100 y 150 metros. Si intentamos recortar más metros, no vamos a ganar mucho en precisión y sí arriesgaremos demasiado. Si nos planteamos tirar a más distancia, hay que estar muy familiarizados con el arma y buscar un buen apoyo.

7 No tener el rifle a tiro es, quizás, el error de bulto más común. No se salva nadie. Antes de salir a cazar hay que poner el rifle a tiro o verificar que sigue correctamente graduado. Lo ideal es irse una mañana al campo de tiro, en marzo o abril, antes del primer rececho, y realizar unos pocos disparos de prueba.

El conjunto rifle-visor debe estar a tiro antes de afrontar los recechos de corzo.

8 Ya hemos dejado atrás las monterías y ahora toca rellenar la mochila con los achiperres de rececho: munición, prismáticos, cuchillo, linterna, documentación propia y del coto, precintos, guantes, útiles de transporte... Lo ideal, meterlo todo en la mochila antes de llegar a abril y no sacarlo más que cuando sea necesario. Importante, no dejarse la vara apoyada en el quicio de la puerta, aunque ése sería el menor de los problemas.

(Texto: R. Centenera / Fotos: Shutterstock y Archivo)




Sin votos aún
publicidad
publicidad

15,00 €

269,00 €

20,00 €

Linterna Maglite Led 2D Pro
(Linterna Maglite)

44,95 €

35,00 €