Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
Camino de la luna llena de enero y todavía con celo en bastantes lugares

Claves con los jabalíes en las esperas nocturnas con mucho frío

Suele pasar que en estas fechas, monterías y batidas sufren un ligero parón hasta pasados los Reyes. Pero los hay que aprovechan este breve paréntesis montero para realizar algunas esperas cochineras, ahora presididas por el frío y el celo de la especie.
Esperas_Puesto_Mono_M
Al puesto de espera hay que acudir siempre con la debida antelación para que nuestros rastros se disipen.

Ligero parón no significa que el mundo montero cierre por vacaciones. No habrá la cantidad de citas de semanas atrás durante esta época, pero habrá, y con muy buenas perspectivas en cuanto a jabalíes y venados. Pero dejemos a un lado a aquéllos que guardan el rifle en el armero durante las Navidades y a los que acuden a alguna que otra montería o batida en este tiempo y centrémonos en los muchos aficionados que, precisamente ahora, buscan la forma de escaparse unas horas para cumplir el ritual venatorio nocturno del aguardo cochinero.

Aún en tiempo de celo

En muchos lugares del país los jabalíes se encuentran en celo, por lo que una buena estrategia será tener controladas las piaras ante la posibilidad real de que los machos anden cerca. No será raro que al reclamo sexual de las hembras de una piara responda más de un macho, lo que inevitablemente desembocará en combates que pondrán de manifiesto qué cochino es el dominante y tendrá acceso a la cubrición.

Menor disponibilidad de alimento

Otro factor a tener en cuenta es que estamos en invierno, sin duda una época dura para los jabalíes porque la comida escasea y cuesta más encontrarla. Los suelos helados o cubiertos de nieve dificultarán el acceso a las fuentes de alimentación típicas de estas fechas, como las bellotas que vayan quedando, algunos tubérculos, las olivas caídas, las lombrices u otros invertebrados, etc. En función de estas necesidades, la opción del comedero artificial cobra fuerza, sin descartar bañas tomadas y pasos transitados.

La luna y el aire

En estas frías y limpias noches de diciembre y principios de enero, muy posiblemente con temperaturas bajo cero durante nuestra estancia en el puesto, conviene no olvidar la luna y el viento. Instalados en el cuarto creciente y con más de media luna en el cielo, hemos de ser conscientes de que la claridad que proporciona el satélite en esta época del año es mayor que, por ejemplo, en verano, aunque con los cochinos encelados resulta probable que incluso la luna llena y la gran visibilidad que brinda no condicionen negativamente las esperas. En cuanto al aire, hay que tenerlo siempre de aliado para no delatar nuestra presencia, de forma que es preferible no sentarse o abandonar la postura al más mínimo indicio de cargarlo hacia donde presumiblemente ha de aparecer el jabalí que aguardamos.

Combatir el frío

Con todos los deberes hechos y siendo las condiciones de la tarde-noche buenas para la espera, toca colocarse en la postura, siempre con la debida antelación para que nuestros rastros se disipen. Como el frío será la tónica dominante en las horas que permanezcamos sentados, habremos de ir abrigados para que el aguardo no se convierta en un suplicio. Especial atención prestaremos a cabeza, manos y pies, zonas del cuerpo muy sensibles que habremos de proteger bien. Nada de ruidos ni de movimientos innecesarios, pues los guarros tienen bien desarrollado el oído, y máxima atención al tiradero que dominemos, estudiándolo con detenimiento para cuando llegue la noche.

Si la suerte nos ha acompañado

Por último, en caso de tener la fortuna de que el navajero haga acto de presencia, no nos precipitemos y aseguremos el tiro para que el animal no se mueva del sitio. En caso de que el disparo no haya sido del todo bueno y el cochino haya huido herido, mejor dejar el pisteo para la mañana siguiente por los riesgos que éste puede entrañar.

(Texto: J. M. G. M. / Fotos: Shutterstock y Autor)

 

 

Su voto: Ninguno Valoración: 4 (2 votos)
publicidad
publicidad

18,00 €

Cacimbo
(Caza Internacional)

70,00 €

Calcetines cazador antigarrapatas
(Complementos de caza)

18,90 €