Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
El pasado 8 de mayo, en un rececho de tarde

Cazado otro increíble corzo en peluca en Soria

Esta temporada de caza del corzo no para de depararnos noticias, y cuando no son exitosos operativos contra el furtivismo de esta especie, son espectaculares trofeos, entre los cuales se encuentran esos raros o atípicos, tan deseados últimamente.

Hace hoy una semana nos hacíamos eco de abate de un extraordinario corzo en Hungría, probablemente el récord del país en esta campaña 2018, cazado por un español con la compañía Iber Hunts, de nuestro amigo Fernando San Pío.

Una semana antes, también un viernes, os informábamos de un espectacular corzo en peluca cobrado por Alberto Iván Martínez en tierras sorianas el pasado 15 de abril, con una repercusión enorme tanto en esta web como en nuestras redes sociales.

Y no olvidemos el corzo con sarna que cazó Álvaro Medrano el 1 de mayo también en Soria, que causó gran revuelo por lo que supondría que esta enfermedad comenzase a afectar de forma generalizada a nuestros Capreolus capreolus.

En un rececho de tarde

Como vemos, está siendo una campaña corcera de lo más movida, de muchas capturas y bastantes trofeos de altas puntuaciones, y para agitar aún más al personal, hoy os traemos otro increíble corzo en peluca cobrado también en pagos sorianos el 8 de mayo.

Vista frontal del espectacular trofeo en peluca.

Fue abatido por un veterano recechista, L. I. B., amigo de esta casa y con una magnífica trayectoria en la caza del más pequeño de nuestros cérvidos, contando con una fantástica colección de trofeos de corzo donde ya figuraba un notable ‘peluca’ del año pasado.

Pues bien, en una tarde de lo más propicia para la caza del ‘duende’, tras una tormenta que había dejado el campo espectacular, a última hora localizó un corzo en el borde de una siembra con el monte.

Un ‘peluca’ de lo más curioso

A simple vista comprobó que se trataba de un ‘peluca’, pero tras valorarlo mejor con los prismáticos, no dudó un instante y, tumbado, apoyando su rifle monotiro del .270 W. sobre la mochila dejada en el suelo, disparó a 250 metros, quedando el macho en el sitio, seco.

Además de la gran masa de borra superior y lateral, el corzo posee un cuerno derecho sin ramificar, muy tendido hacia atrás y también cubierto de borra.

Sabedor de que había abatido un corzo insólito, y como la luz empezaba a ser muy escasa, no demoró la aproximación al animal, ratificando que el trofeo era único, con una gran masa de borra en la parte superior y trasera de la cabeza que se descuelga hacia la derecha y forma otro ‘pegote’ que tapa el ojo de ese lado, así como un cuerno derecho sin ramificar, muy tendido hacia atrás y también cubierto de correal.

La gran masa de borra en la parte superior y trasera de la cabeza se descuelga hacia la derecha y forma otro ‘pegote’ que tapa el ojo de ese lado.

En definitiva, un ‘duende’ fuera de lo común, con una cuerna rara y atractiva donde las haya y unos testículos reducidos a la mínima expresión, que llenó de satisfacción a nuestro cazador, el cual redondeó su escapada corcera soriana a la mañana siguiente, al hacerse con un segundo gran macho a 200 metros, en la linde de un centeno. Se trata de un magnífico trofeo, de cuerna muy alta y gruesa, con la singularidad de contar con cuatro puntas en un cuerno, sumando un total de siete.

Cuerna alta y gruesa, con siete puntas, del corzo abatido a la mañana siguiente de cazar el 'peluca'.

Desde aquí queremos felicitar a nuestro amigo por el abate de estos dos espectaculares corzos y desearle lo mejor en sus próximas salidas venatorias.

(José María García Medina)


Su voto: Ninguno Valoración: 4 (6 votos)
publicidad
publicidad

20,00 €

20,00 €

35,00 €

22,00 €