Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
Comunicado de la RFEc y la Federación Balear de Caza

Ataque a la caza, el mundo rural y los toros del Parlamento de Baleares

La RFEC y la Federación Balear consideran un ataque al mundo rural la aprobación de la Ley de Regulación de las Corridas de Toros y Protección de los Animales que incluye la prohibición de celebrar competiciones de tiro al pichón y codorniz, entre otras.
RFEC-ley-baleares-m
El texto de esta nueva ley incluye la prohibición de celebrar competiciones de tiro al pichón y codorniz, a brazo o colombaire, a brazo mecánico o tubo, o con jaula.
La Real Federación Española de Caza (RFEC) junto a la Federación Balear de Caza quieren mostrar su total desacuerdo con la Ley de Regulación de las Corridas de Toros y Protección de los Animales, aprobada ayer en el Parlament de las Islas Balears. El texto de esta nueva ley incluye la prohibición de celebrar competiciones de tiro al pichón y codorniz, a brazo o colombaire, a brazo mecánico o tubo, o con jaula.

El presidente de la RFEC, Ángel López Maraver, y el presidente de la Federación Balear de Caza, Pedro Bestard, consideran esta aprobación “un nuevo ataque al mundo rural y cinegético, un nuevo paso del Pacte y de los partidos que lo conforman (Partit Socialista de les Illes Balears, Podemos, Més per Menorca y Més per Mallorca) para acabar con el mundo rural, por una mera cuestión ideológica. No conocen nuestra actividad, ni les interesa hacerlo”.

Bestard y López subrayan que los cazadores “somos los primeros ecologistas, amantes de la naturaleza y de los animales, por eso no podemos permitir que hablen de maltrato cuando se refieren a prácticas propias del mundo rural que vienen de antaño y que forman parte de nuestra cultura”. También recuerdan, una vez más, que la caza “ha sido siempre un regulador de la naturaleza”, y que si se impiden ciertas prácticas -como hace esta ley- “pronto se verán las consecuencias de ello, con una plaga de pichones, por ejemplo”. Esto “no es una opinión personal ni una cuestión ideológica, hay estudios que lo refrendan”.

Como ya sucediera recientemente para movilizarse ante la designación de nuevas zonas ZEPA por parte del Govern balear, la Federación Balear de Caza y otras entidades afines se reunirán el próximo miércoles, 2 de agosto, para decidir cómo actuar ante este nuevo ataque al mundo rural. Pedro Bestard y López Maraver aseguran que “defenderemos nuestra actividad y lo haremos unidos. No vamos a permitir que se falsee de esta forma lo que es el mundo de la caza ni los cazadores”.


Sin votos aún
publicidad
publicidad