Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
miguel-soler

El Blog de Miguel Soler

Con 11 años comencé a campear podencos andaluces y a cazar con ellos sin escopeta, hasta que a los 14 mi padre me regaló mi primera paralela del 20 y un pointer, “si quieres ser cazador, debes enseñar a tu perro...”. Después de 30 temporadas sigo con esa bendita ilusión en los días previos a cada jornada de caza tras las del pico rojo y comparto mis sensaciones como articulista especializado en perros, caza y pesca.

 

Un truco para mejorar en el tiro de caza

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar a un amigoEnviar a un amigo

Entre los muchos ejercicios que podemos poner en práctica durante todo el año para mejorar nuestra dinámica y técnica en el tiro de caza menor, en esta ocasión vamos a dar un guiño con un truco que se aleja de tocar la escopeta.

Se necesita bien poco y la práctica totalidad de nosotros tenemos el material de entrenamiento bien cerquita y a un coste irrisorio: nos hacen falta dos tetra bricks de litro y medio vacíos, y un campo de fútbol sala. Si, han leído bien, ¡perfectamente!, no se froten los ojos ni miren al trasluz las gafas por si se les han empañado de golpe, no, que todo está correcto.

Reservemos dos envases de tetra brick de 1,5 litros una vez vacíos (leche, zumo, etc.) y no los tiremos aún al contenedor de reciclado, que nos van a venir de perlas para saber cómo estamos tirando a conejos, liebres o perdices en nuestras jornadas. A la par, vamos a ir buscando ese rato en el que la pista de fútbol sala en el parque cercano a casa está poco concurrida, hay ratos en los que no hay nadie jugando, ¡esos son los ideales!, tal vez sea necesario visitar esta pista un sábado o domingo bien temprano, pero merece la pena.

solerblognewBien, ya tenemos el equipo y el escenario adecuado, ahora me toca explicar todo este tema tan extraño, que dirán algunos de ustedes; para mejorar en el tiro de caza debemos ser muy exigentes con la valoración de la distancia a la que tiramos, la mayoría de nosotros tenemos por costumbre tirar más allá o más acá de lo debido según los chokes y cartuchos empleados, y eso no va precisamente a nuestro favor ni en el de las piezas de caza.

Aprendamos a “ver” las distancias con prontitud para saber cuando debemos encarar y tirar por tener opciones de abatir con claridad la pieza; el arranque de una perdiz a cualquier distancia (a menudo claramente larga...) no puede llevarnos la escopeta a la cara de forma automática e irreflexiva y provocar que accionemos el disparador “para ver si cae”, eso no es cazar precisamente.

Media y larga distancia, ahí está el reto, en saber diferenciarlas con prontitud y acierto; la escopeta y la cartuchería de caza menor –con la variedad de opciones y funcionalidades que existen- tienen un límite por defecto y uno por exceso en la acción de plomeo efectivo para la caza de pelo y pluma, tirar muy cerca implica no acertar o destrozar la pieza, y hacerlo muy lejos se traduce en fallo tras fallo y en lo que es peor, dejar caza herida en el campo cada domingo que pateamos laderas o baldíos.

“Vale, dejémonos de teorías, y vamos al grano, que yo estoy mirando el campo de fútbol sala que me dijo, y en una bolsa de plástico llevo dos bricks de litro y medio vacíos, ¿qué hago ahora?, será algo rapidito, que como venga alguien y me vea...”.

Sumamente rápido y efectivo. Situemos uno de los bricks en la línea de medio campo, y el otro justo en la línea de la portería que vemos enfrente. Ahora nos vamos a la otra portería, y miramos a ambos envases; nos movemos de un a otro corner y seguimos mirando los envases, mirando pero viendo, que es como se aprovecha.

El que hemos situado en el centro del campo está a 20 metros de nosotros, y el del fondo, a 40. ¿De verdad?, pues así es. Memoricemos las referencias del entorno (despejado para mayor inri) en contraste con lo que abulta cada uno de esos envases que estamos empleando, porque poco más o menos vienen a abultar lo que una perdiz o un conejo, ya sé que una liebre es más grande, pero para aprender a discriminar según distancias, vamos apañados.

Visto lo visto, rápido reaccionaremos viendo claro que lo que creíamos era una treintena de metros al tirar un conejo resulta que serán unos dieciocho poco más o menos, y que la perdiz que en realidad arranca en el campo a veinticinco suponíamos lo hacía a cincuenta... Educar la vista, buena asignatura para todos nosotros.

No se corten, hagan el experimento y luego, cuando paseemos por la calle, vamos de escaparates o camino del trabajo, intentemos definir si ese bolardo de la acera está a quince o veinte metros de nosotros, si la paloma que picotea ahí delante está a treinta, busquemos referencias continuamente, esto educa la vista muchísimo, y nos beneficia en el enjuiciamiento rápido de las piezas de caza en el campo. Eso sí, cuando ya no valgan, a reciclar los bricks.

Su voto: Ninguno Valoración: 4.1 (62 votos)
publicidad
publicidad

Jajaja muy bueno Miguel muy bueno , cuando empeze a leer estaba alucinando pero es un ejercico muy simplon y efectivo, aunque sinceramente buscare otro lugar que no sea una pista publica, porque cualquiera que te vea....................... jajaja

Hola LuiSalamanca, en efecto, esto es más simple que el mecanismo de un botijo, pero funciona y a poco coste, que es lo que cuenta... Me alegro que te guste. Ya hablaremos de otros ejercicios similares, tan "tontorrones" como este, pero que nos permiten en estos meses estar a buen nivel a la hora de valorar las distancias.

Yo tengo un campo de fútbol sala a doscientos metros de mi casa, ni te cuento los ratos que me tiro allí, eso sí, antes de que llegan a jugar...

¡Gracias por el comentario!.
Carpe Diem

¡¡¡Buen ejercicio visual para tomar referencias,pero desde que se produce el lance hasta que se lo contamos a los compañeros los metros aumentan un montón.
Cueando nos juntamos los amiguetes a comentar nuestras batallas cinegéticas siempre sale el optimista de turno alardeando de avatir piezas largísimas,por encima de los 40 o 50m,entonces siempre pongo e mismo ejemplo,
-mira ese edificio de 10 plantas,e imagina que pasa una torcaz por la azotea,¿la tirarías?,casi seguro que no,ahora haz un calculo mental aproximado de la altura de la torre ¿a que mide bastante menos de 50m?.
Otro ejemplo es fijarse en los postes que cada 50 m. hay en las autovias ¿a que si no supieramos que están a esa distancia nos parecerían 80?.
Cuando metemos una pieza de esas que nos parece increibles que halla caido,no tenemos más que contar los pasos al ir a recogerla para darnos cuenta que la mayoría judgamos muy mal las distancias

En efecto pimpam, este es uno de nuestros principales motivos para no avanzar y mejorar en el tiro de caza, si valoramos mal la distancia, valoramos igualmente mal la velocidad y en consecuencia el adelanto no siempre es el acertado. Muy buenas las referencias del edificio y de los postes, con los edificios sobre todo es como nos damos cuenta que treinta metros reales engañan bastante...

¡Muchas gracias por tus comentarios!
Carpe Diem

LA CAZA SIN ESFUERZO Y SACRIFICIO, NUNCA SERA CAZA.
Jajajajaa... Y pensaba yo que estaba más para allá que para acá, creo que nos hace falta nos regalen una camisa... pero de las que se atan por detras. jejjejeje

Como siempre un crack. Excente, para educar la vista y por añadir, algo, despues de realizar ese excelente entrenamiento no estaría de más llevar esos bricks a una zona campestre llana y limpia donde las distancias parece más cercanas y luego a ota de retamas donde las distncias parecen mayores.. y con una cinta métrica colocarlos a esas distancias a la que hemos educado la vista y sacar conclusiones en un entorno campestre...

UN saludo Crack.

¡¡¡tengo que reconocer que me gusta más Mega que tú,por lo que aplaudo tu buen gusto al ponerla como avatar,y no es mala idea lo de colocar tambien los bricks en zonas con distintas referencias,aunque en un espacio urbano y despejado como es un campo de fotbol sala nos damos cuenta mejor de lo que nos engaña la vista.
Un saludo penitente de las manchegas

Hola Luisito, tu si que eres un fenómeno. Y en efecto más de uno necesita una camisa (o dos) de esas con correillas por detrás... Ya sabes lo que cuesta valorar bien a esas puñeteras patirrojas que salen rasas los días grises y con viento, aunque claro, tu las enganchas hasta con los ojos cerrados.

¡Muchas gracias por tus comentarios!

Carpe Diem

TIene mucha razón en este comentario .porque muchas veces te piensas que la distancia de tiro esta micho más lejos de lo que está realmente,y nos quedamos parados mientras la pieza pasa. ssssssssssssssssssssssssss

Hola Miguel, tu comentario sobre la pista de futbol sala y el truco para calcular distancias es genial y sorprendente a la vez, pero me gustaría que me dieras tu opinión sobre distancias mínimas y máximas de tiro a pedrices, conejos y codornices.
Un saludo

HAY DOS COSAS INFINITAS EL UNIVERSO Y LA ESTUPIDEZ HUMANA, Y DE LO PRIMERO NO ESTOY COMPLETAMENTE SEGURO A. EINSTEN

me sumo a l peticion

Visor nocturno Bresser NV-5x50
(Telescopios y visores)
279,00 €

249,00 €

22,00 €

145,00 €

119,00 €

19,99 €

89,00 €

72,00 €