Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
mcavadas

El Blog de Margarita Cavadas Ruiz

Nací en Torrelavega (Cantabria) pero vivo en Madrid desde que, hace 18 años, me vine a estudiar en la Universidad Europea de Madrid Comunicación Audiovisual y, luego, Periodismo. Mi pasión eran los deportes y los toros pero el destino quiso que comenzase en esto del periodismo cinegético hace más de 6 años y, como se puede observar, me ha enganchado tanto como a vosotros la caza. Espero estar en este gremio, que tan bien me trata, muchos años más. Como siempre os digo: ¡Buena caza!

 

¡Ni un cazador muerto más!

Cazadores de perdizSalir de caza es nuestro pasatiempo favorito. La caza es nuestra vía de escape tras una dura semana de trabajo. Solos o en compañía de amigos, hijos, nietos, tíos… convertimos cada jornada cinegética en un día de gestión, de encuentro, en definitiva, de fiesta… ¡y así debe de ser! El problema llega cuando esta fiesta de la caza se torna en tragedia por una bala, unos perdigones que van donde no debieran y se producen terribles accidentes que, si en otras actividades de ocio no tienen mayor importancia, en la caza generan heridos, más o menos graves, y, lo peor, muertos.

La caza es un deporte de alto riesgo y debemos metérnoslo en la cabeza. Creo que intuimos más peligroso el paracaidismo, salto base o escalada que un deporte como el nuestro que se practica con un arma de fuego. No perdamos el respeto a nuestras escopetas, rifles o arcos, no, son armas… y son peligrosas. Es cierto que, para el gran número de jornadas de caza que se dan en nuestro país a lo largo de una temporada, los accidentes no son, o parecen tantos. Pero un herido ya es mucho y un muerto, demasiado, intolerable.

Quizá la falta de relevo generacional tenga un poco la culpa de esto, la edad aumenta en los cazadores y los reflejos se van perdiendo, lo mismo que la visión y la confianza. ¡Ay, la confianza! Esa que hace que se oigan frases tan preocupates como: "Yo distingo a un guarro de un tío con los ojos cerrados". ¡Claro! Que sí, que sí...  pero mejor si disparamos viéndole los cojones al bicho, no sea que sean los huevos del compañero del puesto de alMontero a punto de disparar lado y la liemos. Por otro lado, los nuevos cazadores, en su mayoría, no han aprendido de sus mayores y les faltan esas enseñanzas tan importantes de antaño, cuando un cazador empezaba siendo morralero tras las perdices y no directamente capitán de montería. Todo lleva un camino.

Nunca nos gusta tener que contra heridos, y no hablemos de fallecidos, pero en estas fechas navideñas mucho menos. Por favor, con un poco de precaución dejemos que nuestras jornadas de caza no sean un juego de niños que termine en tragedia, hagamos que sea un fiesta y podamos brindar por un año más en nuestros cotos con nuestros compañeros.

Aprovecho para desearos que el 2018 llegue cargado de buenos lances, alegría y muchos buenos deseos. ¡Buena caza!



Su voto: Ninguno Valoración: 4.7 (3 votos)
publicidad
publicidad

28,00 €

Prismático Konus Sporty 10x50
(Prismáticos para la caza)

98,00 €

Prismáticos Konus Supreme 8x32 W.A
(Prismáticos para la caza)

134,00 €

18,00 €

15,00 €