Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
mcavadas

El Blog de Margarita Cavadas Ruiz

Nací en Torrelavega (Cantabria) pero vivo en Madrid desde que, hace 18 años, me vine a estudiar en la Universidad Europea de Madrid Comunicación Audiovisual y, luego, Periodismo. Mi pasión eran los deportes y los toros pero el destino quiso que comenzase en esto del periodismo cinegético hace más de 6 años y, como se puede observar, me ha enganchado tanto como a vosotros la caza. Espero estar en este gremio, que tan bien me trata, muchos años más. Como siempre os digo: ¡Buena caza!

 

ASCOPENA

madre dando biberonLeo con estupor en el diario El Mundo (les dejo el enlace aquí) que a una madre se le ha prohibido dar el biberón a su hijo en un restaurante vegano porque la leche de éste era de origen animal. ¡TOMA YA!

No les voy a dar el nombre del restaurante porque no me apetece hacerle publicidad pero la respuesta del propietario a la queja de la mujer en la web Tripadvisor no tiene desperdicio, sonsaco el párrafo ‘estrella’ respondiendo a la madre que se había sentido humillada por no poder alimentar a su bebé: “Las madres verdaderamente humilladas son aquellas violadas durante toda su vida para tener bebés que son robados y descuartizados para que los humanos les arrebatemos la leche que era para ellos: estas madres son las vacas, ovejas y cabras, víctimas del biberón de su hijo”. ¡TOMA, TOMA Y TOMA! Y ante esto, boquiabierta, estupefacta, abochornada y cabreada decidí no escribir nada porque lo mismo hubiese terminado en los tribunales.

Después he reflexionado y, claro, he pensado que el “gilipollismo” al que estamos llegando roza ya el surrealismo, todo impulsado por grupúsculos veganistas, ecologistas, animalistas y populistas. El problema es que el odio atroz a los que no pensamos/vivimos/comemos/bebemos/educamos como ellos está llegando a unos límites en los que te dan ganas de preguntarles si están bien de la cabeza y si no será un brote de “gilipollismo”, que es lo que me temo. Porque, oye, gilipollas hay en todos sitios, pero últimamente crecen como la mala hierba, esa que te jode todo lo que está alrededor, una infección mal curada que hace que te pongas malo cada dos por tres. Me veo en unos años con una Ley en la que me prohíban dar la teta a mis retoños porque claro, no dejamos de ser “mamíferas” explotadas. Todo muy normal... y muy verde, claro.lema vegano

Y, claro, visto esto ¿cómo no nos van a dar palos, insultar, vejar, humillar, desear la muerte, atacar y un largo etcétera a los cazadores, la caza, los taurinos, los rehaleros, galgueros… si son capaces de prohibirle a una madre alimentar a una criatura? Pues eso, que si desde el colectivo de cazador dejamos que el “gilipollismo” supino nos coma la tostada luego nos lamentaremos de lo que consigan los arengadores anticaza (y antitodo). Menos mal que, parece, la Real Federación Española de Caza va empezando a reencauzarse con el buen trabajo de Ángel López Maraver, su nuevo presidente, cosa de la que me alegro profundamente.

Finalizo con dos reflexiones, la primera, una frase que pronuncia Nicolas Cage en la película La Roca: “El mundo se está yendo a la mierda por correo urgente” y nosotros, todos, estamos doblando los sobres y poniendo el sello, que parecemos tontos. Y, una palabra, invención de una buena amiga, que define, a mi forma de entender, esta corriente animalista, ecologista, veganista, “gilipollista” radical: ASCOPENA.


Su voto: Ninguno Valoración: 5 (3 votos)
publicidad
publicidad

He leído el enlace y desde luego creo que hay mucho más que el comentario "estrella", que ya tiene lo suyo. Esta gente tiene la seguridad de que los productos vegetales con los que preparan sus comidas no proceden de la explotación animal, creo que desde el momento en que transformamos el hábitat, cultivando "ecológicamente" productos vegetales, estamos cambiando la vida de animales que en el viven, no hace falta que sean grandes mamíferos, pueden ser perfectamente lombrices, grillos o cualquier otro invertebrado, además la energía contaminante que en cualquier proceso agrícola se necesita para producir los alimentos (tractores, cosechadora, motocultores etc).
Sin esa maquinaria no sería posible producir la cantidad de alimento que es necesario para cubrir la demanda de toda la sociedad.
Nací en un pueblo de Guadalajara en los años 60, a finales de esa década aparecieron por allí los primeros tractores, recuerdo uno que ahora no valdría para arrastrar ninguno de los modernos remolques. Antes de que llegaran, mi padre que era agricultor, para conseguir un montoncillo de trigo al año con el poder subsistir, tenía que arar las parcelas con una yunta de mulas, ese montoncillo no sería ni la décima parte de lo que en un año malo de cosecha, se consigue hoy en las mismas parcelas.Cuando hablan de la explotación animal, ¿Podrían ser veganos todos estos si no fuese por la utilización de la maquinaria moderna? ¿Comerían un barra de pan hecho con la harina del trigo que después de mucho sudor (de mi padre y de sus mulas) se conseguía?.
Creo que es mucho peor que la "ascopena", es "penaignorancia".

Hunting Simulator (PS4)
(Juegos de Caza)

64,90 €

20,00 €

12,00 €

25,00 €