Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
marome

El Blog de Miguel Ángel Romero

Informático de profesión y tanto cazador como pescador de vocación. Soy, ante todo, un hombre que ama al mundo rural en todas y cada una de sus dimensiones. Nací en mayo de 1951 en Fuente Andrino (Palencia) y llevo más de 40 años fuertemente arraigado en Euskadi. Tengo mi segunda residencia en Saldaña (Palencia). Soy un amante incondicional de las culturas autóctonas y por ende, de las cazas tradicionales.

 

El ‘problemón’ de la tórtola común

No se puede catalogar una especie como la tórtola común o europea cuya distribución sea multinacional sin hacer un trabajo conjunto de toda su área de dispersión y, en consecuencia, analizar los cultivos y todo lo que pueda incidir en la especie de forma directa o indirecta. Ya estamos otra vez buscándoles usos adecuados a los macroordenadores que tiene la Junta de Castilla y León (Caléndula) y otras autonomías además de los de España. Macroordenadores que pueden tratar grandes contingentes de datos y lo que es más importante, se pueden conectar con los de otras autonomías, Estado y naciones. Pero claro, para esto hace falta un protocolo de comunicación que en España confundimos con el perentorio de los datos de una sola autonomía, a sabiendas de que los resultados no sirven para nada que no sea engañar a cuatro incautos. El problema es que en nuestras instituciones tenemos políticos que no dan la talla y técnicos anclados en tiempos pluscuamperfectos quienes creen que la tablet o la ofimática son la modernidad. No, hombres de poca fe, el mundo también evoluciona para bien muy a su pesar, claro.

Tórtola común posada en un espino.

Yo, por desgracia, he asistido a charlas con proyecciones de preciosas fotografías y unas gráficas de vanguardia absoluta y a la hora de la verdad no decían nada de fundamento o el tamaño de muestra estaba sesgado o lo daban como no contemplado. Ya está bien. Eso que lo decore un pintamonas, pase, pero que lo aúpen al rango de científico es como para denunciarles por tratar de engañarnos. Pero claro, con maneras de proceder tales acojonan a los cazadores normales y uno no va a ser la voz que clame en el desierto, pues enseguida te cuelgan la etiqueta de ser discípulo de San Malaquías a fin de que pasen de uno los cazadores de a pie, pues los otros no les hacen ni puto caso a no ser que salgan en la foto con un antílope debajo. ¿Para quiénes escriben ustedes? Sepan que su manera de proceder es una forma de acoso que la pueden pagar cara y más si cobran por no hacer nada. ¡Auditorías, ya!

La metapoblación de la tórtola común nadie sabe si aumenta o disminuye. Saben lo que vemos todos, que en España es incompatible con los nuevos cultivos y que no vienen tantas como antes a consecuencia del cambio climático.

Miren ustedes, un servidor de los cazadores de a pie, que soy o lo intento ser, se ha preocupado de comprar revistas cuando sale al extranjero y en todas ellas no sólo escriben de caza, no, que escriben de todas las especies tanto animales como minerales o vegetales para que busquemos el común denominador de lo que nos incumbe. Pero no, en España se escribe de codorniz, perdiz, conejo, liebre y, por si fuera poco, están los talibanes de los canes que, generalmente, dicen lo que saben, pero no saben lo que dicen. Ahora le toca a la caza mayor coger el testigo de la menor y ya hay cada ilustrado que habla de lo divino y de lo humano viendo osos o lobos por ser cuidador de ellos a sueldo fijo o de jabalíes por ponerse con el rifle donde le mandan. O cogen el toro por los cuernos las autoridades venatorias dando paso a otras más democráticas, o estamos apañados. Ya ven, unas especies vienen y se convierten en plaga como el mejillón cebra o la vespa velutina y otros nos los cargamos miserablemente y sin compasión como hacemos con la golondrina o el gorrión.

Una pareja de tórtolas comunes o europeas.

Estos días estoy absorto contemplando y fotografiando migraciones de abejarucos, águilas calzadas, golondrinas, cigüeñas, milanos negros,  entre otras, desde los poco llenos humedales o desde otros lugares. España es un lugar privilegiado, pero mal cuidado y en las manos no adecuadas. Esto no va por los biólogos de Ceuta y Melilla que pertenecen a la empresa Obimasa y son unas personas que para la Península les quisiera yo. Oigan, no me sonrojo en decirles que les pregunto muy a menudo. Tanto como a aquéllos cuya labor es transparente y están concienciados de que su trabajo es educar, informar y ayudar a la gente. Les debo alguna atención y una visita de cortesía para mostrarles mi mucho agradecimiento (y de paso llevarme algún dato).  

Su voto: Ninguno Valoración: 5 (2 votos)
publicidad
publicidad

Prismáticos Konus Newzoom 8-24x50 C.F.
(Prismáticos para la caza)

146,00 €

Visor nocturno Bresser NV-5x50
(Telescopios y visores)

279,00 €

20,00 €