Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
jmgarcia

El Blog de José María García

Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, entré a formar parte de Grupo V en 1999, ejerciendo primero como redactor de las revistas Federcaza y Caza Mayor, más tarde como redactor jefe de las mismas y, desde 2006 hasta el momento presente, como director de Caza Mayor, así como adjunto a la dirección de Federcaza. También fui director de Perros de Caza desde enero de 2007 hasta septiembre de 2013. Soy uno de los responsables de esta página web y practico tanto la caza menor con perro como la caza mayor en montería, rececho y aguardo.

 

A tomar por saco: paralizada la caza de cabras en Madrid

Leo encabronado, pero en modo alguno sorprendido, la información de nuestros compañeros de elconfidencial.com en la que señalan que el juzgado de lo contencioso administrativo número 32 de Madrid ha paralizado provisionalmente el plan de la Comunidad para controlar la sobrepoblación de cabra montés de la Sierra de Guadarrama.

Cabras monteses en la sierra madrileña.

Y lo ha hecho porque ha estimado las medidas cautelares o recurso de los animalistas de PACMA, que habían denunciado además al Gobierno regional en verano acusándole de prevaricación y de cometer delitos contra el medio ambiente con este plan de control poblacional de las monteses.

Así las cosas, las cacerías de cabras monteses, que tenían que dar comienzo hoy, han sido suspendidas cautelarmente porque, como señala el auto del juzgado, “la información proporcionada por la parte recurrente supone un evidente peligro de extinción de la cabra montés en nuestros parques forestales y ello, unido a la inminencia de empezar a abatir ejemplares a partir del día 19 de octubre actual, representa un riesgo que, teniendo en cuenta el momento procesal en que nos encontramos, sin conocer la legitimidad de la Administración para llevar a cabo tan drástica medida, permite conducir a la adopción de la medida cautelar de suspensión en la forma pedida”.

Ante esto, sinceramente, me quedo como un témpano de hielo o una estatua de sal, pero aún hay más, pues PACMA, en su delirium tremens, afirma que la caza de tantos ejemplares supone “daños irreparables” en la colonia que habita la sierra madrileña de Guadarrama o que “no se pueden matar cabras. Si se hace, se está cometiendo un delito de maltrato animal”.

¡A tomar por culo! Y juez y animalistas se quedan tan anchos, como si esas mamarrachadas entrecomilladas mereciesen toda la credibilidad y el respeto de una ciudadanía a la que deben considerar en un nivel cercano a la subnormalidad. ¡Uf!, necesito aire, ¿dónde está la salida? Necesito vomitar, ¿dónde están los baños? Necesito...

  • Para empezar, necesito que el Gobierno de Cristina Cifuentes, como así lo ha manifestado, solicite el levantamiento de esta medida cautelar y una fianza económica a PACMA por si del aplazamiento del plan se derivan problemas sanitarios, ya que hay riesgo de que la excesiva población de bóvidos cause una epidemia de sarna.
  • Seguidamente, necesito que todas aquellas personas involucradas en la aprobación de este plan, que incluso pecaría de poco efectivo para los intereses perseguidos (que la población de cabra montés en Guadarrama esté en equilibrio con el espacio y no sea un potencial foco de posibles epidemias) porque sólo propone el abate de 2.500 ejemplares en cinco años, a razón de 500 al año, levanten la voz y defiendan, con sus argumentos técnicos y científicos, un trabajo que, con mayor o menor acierto pero en la dirección adecuada, trataría de solucionar el grave problema en que se ha convertido la cabra montés de la sierra madrileña.
  • También necesito saber, visto que la solución para estos individuos no pasa por reducir la sobreabundancia de animales, qué demonios piensan hacer con unas cabras que no paran de proliferar año tras año, poniendo en riesgo el equilibrio del ecosistema, amén de otros problemas de tipo sanitario, de inseguridad vial y de incompatibilidad con aprovechamientos humanos tradicionales. Y no me vengan con la esterilización, como proponían en Cataluña con los jabalíes, o con que esto lo arregla el lobo, porque entonces me dará la risa, dejaré de creer en el sistema judicial, me compadeceré de esos miles de votos que han tirado al retrete muchos ciudadanos respetables y pensaré que están ustedes locos de atar.
  • Por último, necesito una respuesta firme y a la altura de las circunstancias del colectivo cinegético, y no porque en este caso se vea damnificado en su esencia, ya que aquí la caza se torna más en instrumento de control medioambiental que en afición (se cazaría entre semana, estrictamente supervisados por técnicos y agentes forestales y no se permitiría la posesión de las cabezas como trofeos), sino porque ha llegado el momento de parar los pies, de demostrar que no vamos a pasar ni una más sin que haya consecuencias al respecto, a estos embaucadores y falsos amantes de los animales.

Porque, señores de PACMA, yo, a diferencia de ustedes, amo los animales y eso no impide que cace los que la ley me permite, e igualmente me los coma y conserve de algunos sus trofeos como homenaje a los mismos. Yo, a diferencia de ustedes, no siento complejo alguno por saberme animal y ser consciente de que necesito de otros animales y vegetales para seguir viviendo. Yo, a diferencia de ustedes, no engaño ni vivo en la irrealidad, y tampoco me gusta que traten de engañarme mostrándome una ficción que no se sujeta ni en el mundo occidental en el que vivimos, donde hasta tienen cabida ustedes.

Y es que una cosa tengo clara, allí donde la gente pasa hambre o muere por la escasez de alimentos, allí, que desgraciadamente es la mayor parte del mundo, me encantaría ver cómo predican ustedes su mensaje animalista y anticaza y la respuesta que obtendrían. Hagan la prueba, por favor, porque se les caerá la cara de vergüenza y a partir de ese momento, de conservar algo de dignidad, quizá piensen más las cosas antes de llevar a cabo acciones como la que motiva esta entrada en mi blog.


Su voto: Ninguno Valoración: 4.8 (10 votos)
publicidad
publicidad

Cuando escuche la noticia, yo también me quedé perplejo, hace tiempo que pienso que los cazadores no debemos prestarnos a este tipo de "trabajos", ya que posteriormente son utilizados por estos grupos para atacarnos. En cuanto al caso concreto de las cabras de la sierra del Guadarrama, demuestra que las posiciones animalistas son perfectamente antiecológicas, y que sus razonamientos además de esperpénticos son simplemente dogmas de fe, de la de su nueva religión, que como todas no atiende a ningún argumento por muy científico que sea.
No deseo que se produzca ningún problema mayor, por ejemplo un brote de sarna, pero quizás pueda ser la demostración necesaria para que a la parte sensata de la población urbanita, se le abran los ojos frente a esta gente.
A ver si desde el mismo juzgado que se ha decretado la suspensión cautelar de la medida, también se decreta la fianza necesaria a este partido, por si acaso. ¿El señor juez o jueza habrá tenido en cuenta, que este exceso de población esta dañando muchas especies vegetales que es uno de los objetos de la figura del Parque Nacional, para que estén protegidas?, ¿seguirán las cabras comiendo como es su obligación o se pondrán todas a dieta siguiendo las recomendaciones de sus "protectores" del PACMA?.
Se les ha subido los 289.000 votos a la cabeza y van a utilizar cualquier resquicio legal que tengas, para llevarnos a situaciones como estas, ¿y quienes les votan tienen algo más en su vida diaria que la sacralización de los animales?, ¿cuál era su programa político en la sanidad y la educación?.
Tremendo, que dicen a todo esto los ecologistas de verdad, creo que también a base de infiltrarse en sus organizaciones les han ido arrinconando, cuando no expulsado de las mismas, ahora solo son organizaciones animalistas.