Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
jmgarcia

El Blog de José María García

Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, entré a formar parte de Grupo V en 1999, ejerciendo primero como redactor de las revistas Federcaza y Caza Mayor, más tarde como redactor jefe de las mismas y, desde 2006 hasta el momento presente, como director de Caza Mayor, así como adjunto a la dirección de Federcaza. También fui director de Perros de Caza desde enero de 2007 hasta septiembre de 2013. Soy uno de los responsables de esta página web y practico tanto la caza menor con perro como la caza mayor en montería, rececho y aguardo.

 

Dejémonos de chorradas y llevemos la caza a los colegios

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar a un amigoEnviar a un amigo

He acudido ya en varias ocasiones a centros escolares de Educación Infantil y Primaria para ofrecer charlas o talleres a niños de entre cinco y diez años. He hablado y mostrado los distintos tipos de cuernas y defensas que tienen las especies de caza mayor españolas para que los chavales sepan reconocerlas si las ven en el monte, y obviamente la caza ha salido a colación; he hablado y mostrado las plumas que lucen muchas aves, cinegéticas o no, presentes en nuestras ciudades y campos, y también la caza de algunas de ellas ha formado parte de la exposición; he hablado y mostrado la vegetación que podemos encontrar a nuestro alrededor y su estrecha relación con la fauna, y de nuevo la caza ha sido uno de los temas abordados; hasta he hablado y mostrado en qué consiste la labor de un periodista en la actualidad, lo que me ha llevado a contar mi experiencia personal como profesional de la información especializada en caza en distintos medios.

Taller sobre cuernas y defensas de las especies de caza mayor españolas a niños de Educación Infantil..

A los que no se hayan enfrentado a un público o audiencia compuesto por niños, les diré que es uno de los más complicados, pues resulta necesario despertar su interés y mantener la atención en unos niveles elevados para que no desconecten y aquello se desmande, con el lógico apuro de los docentes para reconducir la situación. Sin embargo, teniendo en cuenta sus edades, lo anterior no anula lo delicioso que resulta observar y ser interrogado por estos chiquillos, ya que en sus intervenciones combinan habitualmente agilidad mental e inocencia, curiosidad y brillantez, ingenuidad y perspicacia, sin ningún atisbo de maldad, contaminación o parcialidad por su parte. Tienen mentes despiertas, nada acomplejadas, ávidas, puras, que no se escandalizan por casi nada y receptivas a casi todo, por lo que si en mi mano estuviera la formación sobre la actividad cinegética y su fomento o promoción, desde luego no malgastaría el dinero y los recursos humanos en otros lugares que no fueran las escuelas, presentando al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes un plan o estrategia de actuación a nivel nacional para que, de la forma que mejor se orquestase, relacionada con la asignatura de ciencias naturales y ampliada con otros contenidos de corte medioambiental, la caza, la de verdad, la que conserva y gestiona los espacios y los recursos naturales renovables, tuviera su espacio y su tiempo en las aulas.

Charla sobre periodismo a alumnos de cuarto de Primaria.

La otra alternativa son los congresos, seminarios, simposios, foros, mesas redondas y reuniones de toda la vida, ésos que, por norma general, presentan un aspecto desalentador en lo que se refiere al público, con unas pocas decenas de personas cuyas caras, gestos y posturas reflejan que han acudido casi obligadas y que están deseando que aquello finalice para marcharse, de manera que lo habitual es que los turnos de intervención reservados a la audiencia queden desiertos, algo de todo punto descorazonador por los asuntos de relevancia que se tratan en eventos de esta naturaleza y por el esfuerzo organizativo y económico que suponen los mismos. No digo que a partir de ahora no acuda a actos como los anteriores si requieren mi presencia, claro que no, pero nunca con el entusiasmo y la responsabilidad que exhibo cuando son niños quienes me escuchan y preguntan.



Su voto: Ninguno Valoración: 5 (2 votos)
publicidad
publicidad