Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
jmgarcia

El Blog de José María García

Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, entré a formar parte de Grupo V en 1999, ejerciendo primero como redactor de las revistas Federcaza y Caza Mayor, más tarde como redactor jefe de las mismas y, desde 2006 hasta el momento presente, como director de Caza Mayor, así como adjunto a la dirección de Federcaza. También fui director de Perros de Caza desde enero de 2007 hasta septiembre de 2013. Soy uno de los responsables de esta página web y practico tanto la caza menor con perro como la caza mayor en montería, rececho y aguardo.

 

Los corzos nos gustan mucho, cada vez más

Al poco de terminar una temporada de caza del corzo, hay aficionados que ya no piensan en otra cosa que en la siguiente. A otros el gusanillo corcero les tarda en rebrotar un poco más, pero raro es que a primeros de año no anden ya medio chalados pensando en los recechos y esperas de abril. Y también los hay que no piensan en otra cosa que no sean los Capreolus capreolus una vez finaliza la campaña general de caza mayor.

Corzos (aún sin descorrear) y corzas en una siembra todavía helada.

Llegado marzo, por tanto, unos y otros confluyen y forman un número nada desdeñable de cazadores españoles monotemáticos con el más pequeño de nuestros cérvidos, cuyas conversaciones, por estas fechas, siempre giran en torno a los mismos asuntos: que si el año viene adelantado o retrasado en la limpieza de las cuernas, que si los trofeos serán de mayor o menor calidad respecto a temporadas anteriores, que si los temporales han causado más o menos bajas en la cabaña corcera, que si el otoño y el invierno brindaron alimento suficiente para que los machos estuvieran fuertes y pudieran destinar recursos a la formación de sus cuernas, que si los furtivos andan ya haciendo de las suyas en las zonas más ‘golosas’ en términos trofeísticos, que si los precios siguen siendo altos o muy altos en los mejores territorios, que si hay que probar los equipos antes del desvede, que si conviene salir mucho a los cotos en estas semanas para controlar machos y reducir el efecto del furtivismo...

Hace, pues, bastante tiempo que el corzo dejó de ser una moda cinegética en nuestro país para convertirse en una realidad venatoria sólo superada por el jabalí y quizá el venado. Y lejos de parecer haber tocado techo, el fenómeno corzo sigue creciendo porque, a pesar de los precios, a pesar de las enfermedades, a pesar de los furtivos, etc., también siguen creciendo sus poblaciones, su área de expansión, el número de trofeos excepcionales y atípicos cobrados, los permisos de caza que se conceden, la demanda de cotos y precintos...

Corzo con la cuerna limpia y el pelo de invierno.

Expuesto lo anterior, por delante tenemos la campaña de caza del corzo 2018, que si bien arrancará en varias autonomías este mes, el grueso de su desveda se producirá en abril y supondrá un acontecimiento venatorio en toda regla, pues no olvidemos que este pequeño animal y no otro ha sido el que ha popularizado la modalidad del rececho en España y, aun siendo conscientes de que aquí nos queda camino por recorrer para gestionar óptimamente sus densidades, ha provocado que otros países europeos se fijen con atención en la calidad de los trofeos hispanos.


Sin votos aún
publicidad
publicidad

20,00 €

Tiro de Caza 1
(Monográficos + DVD)

6,95 €

28,00 €