Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.

De corzos, cochinos y lobos

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar a un amigoEnviar a un amigo

Para mí, al igual que para muchos otros cazadores españoles, este mes de julio es muy especial, venatoriamente hablando, un mes para disfrutar de la caza. Se concentran en él una serie de posibilidades cinegéticas que le confieren un encanto difícilmente superable.

Podemos cazar conejos, preparar a nuestros perros para la media veda, pero corzo-hierbassobre todo, aprovechar esos días en los que los corzos parecen volver a aparecer, como surgidos de la nada, después de semanas de permanecer con una mínima actividad en lo más profundo del bosque. Y además, qué mejor momento que éste para las esperas cochineras... Noches, calor, mosquitos y otros insectos, luna y viejos macarenos con grandes bocas como objetivo, aunque a la hora de la verdad se quede todo en bastante menos. Es julio, nos vamos de caza, pero antes vuelve a las páginas de Caza Mayor la polémica en torno al lobo.

Mientras algunos grupos pseudoecologistas siguen empeñados en presentar al lobo como víctima y hablar de descenso poblacional para seguir recibiendo subvenciones, la realidad del lobo en nuestros territorios es otra muy diferente, que puede verse mejor reflejada por una noticia que he leído en ElCotodeCaza.com. Así, la Junta de Castilla y León ha autorizado el abate de otros cuatro lobos más en el área de Riaño y otros tres en Mampodre, debido al aumento de los ataques del cánido al ganado en los últimos meses. Los encargados de llevar a cabo la caza de estos siete lobos serán los celadores del Parque Regional de Picos de Europa (seguimos con las mismas de siempre, sin ofertarlos para la caza).

Estos siete nuevos permisos se suman a los quince lobos que abatieron en la pasada temporada de caza los propios cazadores locales o que tenían alquilados los cotos de las zonas donde se encuentra el lobo. “De momento van a ser nuestros profesionales los que se encarguen de reducir la población de lobos ante el daño que están haciendo al patrimonio de los ganaderos, no contemplamos pero tampoco descartamos que se permitan organizar batidas a los cazadores locales, ya que estas batidas suelen servir para tranquilizar a la gente, es algo de lo que reclaman, pero no suelen ser tan eficaces como la gente piensa”, explican en la Junta.

La medida se ha anunciado en medio de fuertes críticas de ganadores y municipios, ya que son muchos los potros y otros ganados atacados por los lobos. Precisamente, un ganadero decía que “en la zona se considera que se deberían de realizar batidas en un orden correcto, lo que implicaría realizar ojeos con personas y perros y que fuesen más los ejemplares de lobos autorizados a batir, si es que se quiere solucionar este problema”.

Pero no sólo es el ganado el objetivo del lobo. También se están viendo afectadas, sin que nadie haga nada, las poblaciones de especies cinegéticas, sobre todo corzos. Últimamente vienen apareciendo muchos restos de animales víctimas de ataques. Lógicamente, los ingresos por las subastas de caza de las Reservas representan una fuente muy importante de ingresos, y en algunos casos la única, para las juntas vecinales de los pueblos de montaña, de ahí el miedo a que el lobo acabe también con ese recurso económico.

Recientemente, en la revista Federcaza un habitual colaborador, cazador y buen conocedor de la situación, Francisco Chan, se refería así a la situación en la reserva de Ancares: “de los miles de corzos que poblaban los Ancares leoneses, al igual que ha ocurrido con los gallegos, ya no quedan más que unos pocos cientos que, curiosamente, los perros los levantan cerca de las casas. ¡Pobrecillos, allí buscan su último refugio! Después de un día entero trotando esos montes, del jabalí sólo hemos podido hallar pisadas de un gran macho. Otro navajero apalobos-manadareció comido por los lobos; hembras y crías huyen de la Reserva. La mayor cantidad de rastros de lobo que he visto nunca están concentrados en los alrededores de Candín. Durante la jornada, amén de una docena larga de heces del lupus, sus huellas, vistas en la nieve y el barro, fueron incontables.

Los guardas se quejan de que todo empezó cuando en Asturias dejaron que se les fuese de las manos el correcto y necesario control equilibrado de predadores, y ahora ni son capaces, ni tienen apoyo político para meterle mano al asunto. Nadie tiene el valor de reconocer la necesidad de proteger a las presas en esta Reserva. Esta verdad incómoda denuncia la ruina económica para los pueblos del entorno. Año tras año verán achicarse más y más sus ingresos por la caza. Pronto, muy pronto, Ancares sólo será un parque monotemático donde la labor de la guardería consistirá en llevarle comida al lobo en carretillas, porque ya no encontrarán nada salvaje sobre lo que predar. En España somos así...: o el todo, o la nada. Hemos estado a punto de aniquilar al lobo, al que llamábamos alimaña; pocos años después lo sobreprotegemos para que llegue a destruir la biodiversidad de una Reserva”.

Sobran más comentarios. ¿Hasta cuándo se aguantará una sobreprotección al ‘hermano lobo’ y, sobre todo, ¿quién paga las consecuencias?

Su voto: Ninguno Valoración: 4.9 (11 votos)
publicidad
publicidad

lefa Sr. Cárdenas, felicidades por su escrito “de corzos, cochinos y lobos” en el que además cita expresamente un excelente artículo de D. Francisco Chan en referencia a la situación del lobo y los corzos en Ancares. Quiero manifestar mi total acuerdo con las afirmaciones que ustedes dos hacen en ambos escrito y además quiero manifestar mi opinión de que es inadmisible que la guardería, celadores o profesionales pagados por la diferentes administraciones, con el dinero que nos cobran a los administrados, se dediquen a abatir ejemplares cinegéticos. Si la población de un especie permite o aconseja la extracción de un cupo, pues mejor que mejor y para eso estamos los cazadores deseosos de que nos concedan permisos para practicar nuestra afición, es decir para cazar. Conviene, además, recordar que nosotros, los cazadores, no cobramos nada a la administración, solo pagamos, eso si, pagamos además de cómo ciudadanos como cazadores y si se pueden cazar 4 lobos deben ser los cazadores, si se puede aumentar el cupo de ciervo o el de rebeco, por poner un ejemplo, no tienen por que cazarlos los celadores, guardas o como quieran llamarlos ahora, pues entiendo que su misión y sus múltiples tareas -frecuentemente descuidadas por falta de personal, equipos y otras disculpas- no son precisamente cazar (excepto en sus horas libres y de la misma forma que el resto de los mortales).
Tengo muy claro desde hace muchos años que todas las especies son necesarias en el medio, pero todas en una proporción adecuada y que cuando por la irresponsabilidad o ignorancia los “responsables” se superprotege una especie, ésta crece en exceso y se producen problemas. Recordemos la sarna de rebecos y cabras o el desastre de las poblaciones de corzo y jabalí en los lugares donde aumentó mucho el lobo. Además es indignante que cuando el “irresponsable de turno” decide que hay que cazar esos ejemplares, que no ha permitido cazar a los cazadores, espera a que una buena nevada reduzca la población eliminando los ejemplares que ocupan los peores lugares o de lo contrario da orden a “la guardería” pagada con el dinero de todos para que en lugar de realizar su trabajo (que es muy necesario y conveniente) se dediquen a cazar. Incluso llegar a contratar profesionales para que cacen lo que nos impiden cazar a los cazadores. Discúlpeme usted sr. Cárdenas pero es que ¡manda huevos!

Tendrán que matar un par de niños/as, como pasó en el 74 en S. Cibrao das Viñas, aunque ahora ya no hay niños en los pueblos.
Ya vereis como entonces, se acuerdan de Sta. Bárbara.
Sabeis bien como funciona el asunto, tienen que matarse, durante varios años, ocupantes de vehículos, en una curva, para que lleguen a corregirla.
Con esto pasará igual
venare humanum est

No sobran los lobos, sobran los cazadores, sobran las armas.

¡Queremos al lobo vivo! Invito a los cazadores a que se relajen un poco, dejen a un lado sus fusiles de asalto y lean estos mensajes, reflejo potente de lo que quiere y percibe una sociedad del siglo XXI:

http://www.ecoticias.com/naturaleza/68921/firmas-suspendan-batidas-lobos-Picos-Europa
http://www.ecoticias.com/naturaleza/68881/nefasta-gestion-lobo-Asturias
http://www.ecoticias.com/naturaleza/68964/WWF-Ministro-Arias-Canete-impida-batidas-lobos-Parques-Nacionales

Muy bues tema y bien dicho/escrito. Yo soy de Madrid pero tengo casa en un pueblo de Segovia, bueno pues varias veces an atacado al ganado ovino, en una ocasion a menos de 100 m de mi casa( ultima de casco urbano) , estos amigos dueños del ganado cobraron porque tenian seguro contra el ataque de lobos, pero otros no cobraron porque no tenian dicho seguro , con lo cual tu te tienes que hacer un seguro para el ataque que soltaron ELLOS .En cierta ocasion hable con un alto cargo de la junta de CyL de m.ambiente , llevaba poco tiempo en el cargo, y me dijo que la culpa era de los antecesores que fue cuando se soltaron, que los primeros tenian chip , pero que a partir de la segunda camada se desentendieron de ellos por completo y no tenian ni un censo. Con lo cual cada uno se las apañe. Yo los sigo viendo .
Un saludo y lo siento por el tocho , pero podria seguir escribiendo mucho mas sobre este tema , ya que mi pueblo entra en el futuro parque del guadarrama........

20,00 €

20,00 €

Traje de agua
(Chaquetas de caza)

14,00 €