Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
felixsm

El blog de Félix Sánchez Montes

Profesor de informática, webmaster y community manager de profesión, bisnieto, nieto e hijo de monteros, nací hace sesenta años en Córdoba y desde que recuerdo, en mi entorno, se habló de caza. Tuve unos magníficos maestros en el arte cinegético que me enseñaron sobre todo a respetar y amar sus tradiciones. Colaborador asiduo en revistas y web venatorias, administro varios grupos de caza en redes sociales y varios blogs de temática montera y rehalera.

 

¿Está de moda ser animalista?

“Nada que un hombre haga lo envilece más que el permitirse caer tan bajo como para odiar a alguien” (Martin Luther King)

Últimamente me pregunto si realmente ser animalista es una cuestión de principios o un buen negocio, pues parece ser que todo lo que tenga el más leve tufillo a animalista te abre puertas que de otra manera estarían más que cerradas.

Y es que si ya hace un tiempo que los cazadores somos los apestados de esta sociedad urbanita, los animalistas están en auge y todo aquel que ose siquiera insinuar que no lo es, cae inmediatamente en el ostracismo o bien recibe insultos y descalificaciones por su actitud.

Ésta es una práctica habitual entre las sectas, en la que parecen encajar los animalistas, es decir, recurrir a la mentira, la amenaza y el insulto cuando no se comulga con sus ideas radicales, y si encima obtienen dinero fácil por medio de subvenciones de los grupos políticos, que quieren conseguir sus votos, ya tenemos la mecha perfecta para que surja el conflicto.

Cartel anticaza de PACMA.

La realidad es que nadie parece tener interés en parar esta oleada creciente de violencia y radicalismo proveniente de los animalistas, que invaden campeonatos legales de caza, monterías, batidas, rajan las ruedas de los vehículos de los cazadores, llenan con mensajes amenazantes hechos con espray sus locales, roban sus perros y les quitan el microchip para venderlos (perdón, para pedir un donativo nunca inferior a 100 euros, como si de animales abandonados y maltratados se tratase), fotografían sin permiso a los niños de cazadores, se mofan y ríen de nuestros compañeros fallecidos, hacen una fiesta cuando ocurre un accidente de caza y alguien muere …

Y mientras tanto, los medios de comunicación, televisiones, radios y periódicos, publican, sin comprobar previamente su veracidad, todos los contenidos que tienen a bien mandarles los componentes de estas sectas animalistas. Y yo me pregunto, ¿esto es hacer las cosas bien?, ¿esto es proteger la naturaleza?

Por tener, tienen hasta un partido, el PACMA, que después de insultar y difamar durante mucho tiempo al colectivo cazador, tienen la indecencia de hacer una campaña ¡contra el odio!, odio que han alimentado ellos hasta llegar a la situación actual de conflicto.

¿Y los políticos que hacen mientras tanto? Pues nada, mirar para otro lado y pasar del tema y pensar solamente en los votos y el dinero que estas sectas les están haciendo ganar.

Pero claro, más temprano que tarde, esta situación va a provocar una desgracia. Los cazadores son gente tranquila, pero llega un momento que la paciencia se acaba y a alguno se le puede nublar la cabeza, sea animalista o cazador, y entonces vendrán los lloros y acusaciones mutuas o tal vez sea precisamente eso lo que se espera que ocurra, para tener el gran titular sórdido que se anda buscando.

Hay que parar esta espiral de odio y falsa información que se vierte en redes sociales, y no veo que las autoridades estén poniendo ningún remedio: muchas reuniones y promesas vanas que de nada sirven.

Solución, si es que realmente interesa, solamente se me ocurre una, diálogo, pero con radicales no se puede dialogar, así que esta solución va a tener que pasar por una judicialización de estas acciones, prohibiendo y sancionando a quienes propaguen el odio entre cazadores y animalistas, a ver si de este modo podemos evitar una desgracia.

El radicalismo nunca ha aportado nada bueno; no se avanza, más bien se genera estancamiento. Estas acciones o comportamientos, que llevan la patina del todo vale y que de otra manera serían afeadas por la sociedad, se convierten en el caldo de cultivo perfecto para lo que está ocurriendo. ¡Basta ya de provocaciones!


Su voto: Ninguno Valoración: 5 (6 votos)
publicidad
publicidad

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.

Aquí hay una cuestión, los cazadores no atacamos a los animalistas, nos defendemos de sus agresiones por el momento la mayoría verbales. Nadie de nuestro colectivo le importa que alguien decida ser animalista, el problema es que se erigen en defensores de unos animales (¿se lo ha pedido ellos?) a los que en la mayoría de los casos no saben ni identificar en una fotografía y claro al final te tienes que defender.
Curioso el cartel con la diana sobre un conejo, acabo de leer la noticia de que la Junta de Castilla y León ha pedido a ADIF y otros organismos con responsabilidad en el asunto, que tomen medidas para el control de la plaga que hay de estos animales y sobre todo en las inmediaciones de grandes infraestructuras. ¿Cómo lo harán?, ¿pedirán opinión a PACMA?, ¿este solicitará a la sociedad urbanita o mejor a sus 300.000 votantes que adopten cada uno a unos cuantos de estos animales?, o mejor aun ¿Qué los trasladen a otras zonas? ¿Quién pagará, ellos o del dinero público que sobra en sanidad, educación etc.?.
Pues todo eso, si nos dejaran en paz, ellos en sus urbes y nosotros en el campo haciendo una caza sostenible y responsable, seguro que no habría ni la más mínima posibilidad de que ocurriese una desgracia como la que se anuncia en el artículo.

Cuaderno de lobos
(Más Libros)

129,00 €

Prismático Konus Titanium-OH 10x42 W.A.
(Prismáticos para la caza)

167,00 €

15,00 €