Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.
felixsm

El blog de Félix Sánchez Montes

Profesor de informática, webmaster y community manager de profesión, bisnieto, nieto e hijo de monteros, nací hace sesenta años en Córdoba y desde que recuerdo, en mi entorno, se habló de caza. Tuve unos magníficos maestros en el arte cinegético que me enseñaron sobre todo a respetar y amar sus tradiciones. Colaborador asiduo en revistas y web venatorias, administro varios grupos de caza en redes sociales y varios blogs de temática montera y rehalera.

 

47 años de montero, toda una vida de pasión por la caza

No tenía aún seis años y ya acompañaba a mi padre al puesto a montear. Una fotografía en blanco y negro de un niño metido en el hueco de una vieja encina para resguardarlo del frío en una dehesa cordobesa da fe de ello. Hablo de la década de los sesenta del pasado siglo, época en la cual nació mi pasión por la montería. Vinieron después muchas jornadas monteras más, siempre acompañado de mi padre Juan Sánchez Íñigo, mi tío Lalo (Eulalio Sánchez) o algún viejo montero como Juan de Velasco y López de Letona, con los cuales aprendí, o eso creo, los misterios y secretos de este antiguo arte que es montear.

Poco a poco conseguí que me dejasen tirar las reses con mi escopeta del calibre 16 (una Víctor Sarasqueta de los años cuarenta con unos preciosos grabados), eso sí, siempre acompañado en el puesto. En la finca cordobesa de Fuentevieja, donde según se indica en el libro ‘Montear en Córdoba’, de Mariano Aguayo (Ed. 1993), páginas 61 y 62, “tuvo su asentamiento una de las sociedades de monteros cordobeses con mayor solera. Eran Matías García Mateo, los hermanos Antonio y Enrique Barroso, Manolillo García, Rafael El Cordobés y Eulalio Sánchez, que era el que actuaba como jefe de campo y llevaba la finca”. Pues bien, en Fuentevieja fue donde el 5 de noviembre de 1970 maté mi primera res con trece años, un bonito venado con ocho puntas que me hizo novio e ingresar en el gremio montero. A partir de ahí y hasta hoy han pasado 47 años, toda una vida, y la pasión por la caza nunca me abandonó.

Los años setenta significan para mí los mejores si hablamos de monterías. Mi tío Lalo, pionero de las monterías comerciales en Córdoba, me llevó con él a las mejores que recuerdo: Las Piedras de la Sal, Mañuelas y El Águila, La Onza, Casas Rubias, La Loma de la Higuera y tantas otras. Tiempos que ya no volverán y que tuve la suerte de vivir, conociendo el final de la edad de oro de la montería tradicional española.

Ya en los ochenta, mi padre, mi tío Lalo, Hans K. Schmockh y Jan Harás alquilaron la finca El Eucalipto y La Loma del Majano, entre Montoro y Cardeña, en Córdoba, lindera de Arroyomolino Bajo, por aquel entonces aún sin malla cinegética ninguna de las dos.

Los estudios que me hicieron desplazarme a Madrid, o el ejército que me tuvo un tiempo por tierras africanas, en Melilla, hicieron que no pudiese apenas asistir a alguna montería, pero sí a la que corresponde la fotografía que encabeza este artículo. En ella aparece mi padre, q.e.p.d., matando un cochino, con la suerte de haber podido captar el momento exacto del disparo con mi cámara Olimpus, el impacto en la res y hasta el casquillo vacío aún en el aire. Fue en el puesto 2 de la armada del Collado del Lobo, de La Loma del Majano.

Lance montero sobre un jabalí protagonizado por Juan Sánchez Íñigo y fotografiado por su hijo Félix Sánchez.

A partir de aquí las secuelas del infarto que sufrió mi padre, y la retirada de mi tío Lalo de las monterías, hicieron que abandonase éstas hasta principios de la primera década del presente siglo, cuando volví gracias a mi antiguo compañero de caza. En los noventa había fallecido mi padre con 65 años, y después mi tío, y me quedé con la pena de que mi padre no me hubiese podido acompañar más a montear, pues su estado de salud no se lo permitió. ¡No pudo ser! La vida nos da estos sinsabores y nos deja con la pena eterna de no poder hacer lo que hubiésemos deseado con toda nuestra alma, dejando sin terminar un deseo, aunque la edad me hace comprender, ahora, lo que en mi juventud no comprendí. Ya pasaron los tiempos en que era un ‘agonía’, queriendo abatir, que no cazar, más que nadie. Hace tiempo que aprendí que lo importante es el lance, los amigos que te rodean para pasar una buena jornada de caza, en esto que para mí no es una afición, sino una forma de vida, una pasión que me hace aún no poder conciliar el sueño la noche antes de montear, que me da la vida el pisar una dehesa, oír un agarre, escuchar las voces de un perrero y sentir que se me sale el corazón al escuchar el romper del monte de una res, aun a pesar de los cientos de monterías ya vividas.

En los últimos años he sustituido el rifle por la cámara fotográfica y las charlas monteras sobre los lances vividos por artículos en revistas cinegéticas. Pues nada, padre, sé que estás viendo lo que pasa por aquí abajo desde esa traviesa de allí arriba donde seguro que estarás con tu padre Félix y tus hermanos Lalo y Félix, con tus amigos del alma Paco Fernández y Pepe Prieto, y tantos otros cazadores y monteros que siempre seguirán vivos mientras alguno de nosotros los recuerden. Gracias por enseñarme los valores por los cuales me he regido toda mi vida. Solamente tenemos una certeza en este mundo, la muerte, y por ello sigo teniendo, a pesar de mis años, la alegría y la felicidad de ver nacer cada día con una nueva ilusión.

No te olvido padre. Tu hijo.

Su voto: Ninguno Valoración: 3.6 (5 votos)
publicidad
publicidad

Traje de agua
(Chaquetas de caza)

14,00 €

129,95 €

89,95 €

Calcetines cazador antigarrapatas
(Complementos de caza)

18,90 €

28,00 €